AnálisisLibrosLiteraturaPsicología

Origen del Cuento de Terror una perspectiva psicológica

Desde la antigüedad el ser humano ha tenido la sensación de protegerse y refugiarse de todo aquello que lo amenaza, ya sea la tormenta, el viento, la lluvia o algún otro fenómeno que no comprendía en ese entonces, estos eventos le hacían experimentar sensaciones de impotencia, vacío, soledad, angustia, dolor y sobre todo, Miedo. Este complejo de emociones y temores antiguos, que yacen en lo más profundo de nuestro inconsciente, el psicólogo Rudolph Otto los denominó como “lo numinoso”.

Esta sensación ha acompañado al hombre desde su origen en este mundo, ha provocado que se generen maneras de modificar y controlar su entorno, como lo fueron en un principio: la magia, los mitos, las leyendas y después, la religión. Esto, creado especialmente para expresar y apaciguar ésta sensación. Pues el absurdo de la existencia hizo que se creyeran en apariciones y antiguas leyendas, pero éstas eran pasadas por verdad, en cambio, cuando el hombre dejó de creer en eso, seguía experimentando esa sensación de terror o miedo y toda esa gama de emociones de la que estamos dotados; así, cuando deja de creer, sus mitos se convierten en fantasía, no proclamada realidad, sino como expresión subjetiva de la sensación del miedo. Y así se genera el primer esbozo de la literatura de terror. 

Función psicológica del Cuento de Terror o Miedo

El ser humano ha creado medios para expresar sus sentimientos; comenzando por la palabra; conocida como la tradición oral, de la que conocemos a los juglares, después la tradición escrita, y es ahí donde lo numinoso, es aceptado de lleno por nuestra cultura.

La función y raíz psicológica del cuento de terror, es dejar salir ese sentimiento de lo numinoso, plasmarlo en arte; lo numinoso se convierte en fantasía cuando se deja de creer en él como verdad; y surge una expresión artística -cuento de miedo- que expresa todas esas angustias y miedos para satisfacer, ahora sí, como placer estético al hombre. Para ayudarlo a plasmar sus emociones o “la sombra” como diría Jung. Ésta sombra es todo aquello que el ser humano esconde dentro de sí, pero que no es aceptado en el nivel exterior o social; como el morbo, el deseo, la muerte, el dolor, la envidia y otra gama de sentimientos clasificados por la cultura como malignos para el ser humano, pero que están muy dentro de nosotros, son parte fundamental de nuestro aparato psíquico, nuestra personalidad.

¿Qué es el cuento de Miedo o Terror?

Con esto, el cuento de miedo, cumple su función de catalizador de lo numinoso pasado por fantasía. A este cuento se le puede definir de la siguiente manera, tal y como Rafael Llopis lo hace: “El cuento de miedo es todo aquel cuya única finalidad es causar la sensación de miedo como placer estético”. Y tiene razón, pues la finalidad de estos cuentos es plasmar y representar ya sea en forma de fantasmas, hombres lobo, vampiros, criaturas hechas de cadáveres y seres de ultratumba; nuestros miedos; dándoles formas más comprensibles, razonables y aceptables para nuestra mente, dependiendo la época, claro.

Como es el caso del Arquetipo o imagen cultural grabada por cada generación. Un ejemplo de arquetipo es el miedo a la oscuridad, todos o la mayoría de los niños le han tenido miedo a la oscuridad, pero no a la oscuridad per-se, sino a lo que su imaginación plasme en ella, no será lo mismo el miedo que le tenga un niño del siglo XIX al rincón oscuro de su habitación, en una época donde abundan las historias de aparecidos; a la de un pequeño de principios del siglo XX donde los monstruos amorfos reinaban los closets.

El cuento de Miedo es todo aquello que la sociedad esconde pero que a la vez anhela, y que por estar escondido o prohibido se le teme, es esa sensación de miedo la que el ser humano necesita llevar a flote, así como el amor y la tristeza o la alegría, el hombre necesita sentir miedo, y siempre lo necesitará expresar en la forma que su contexto o la necesidad le demande, ya sea personal o cultural, lo que su entorno  y  su lector le exija.

Tipos de cuento de Miedo

Con el tiempo, el cuento de miedo ha ido mutando dependiendo los contextos; del castillo Gótico con su doncella eternamente perseguida, acompañada por ecos de ultratumba, mazmorras y fantasmas esplendorosos a finales del siglo XVIII. Después, el ingles victoriano y capitalista ya no tendría ni el tiempo, ni el interés en leer una novela de 400 páginas; donde el ya conoce el final, pero, lo que sí quiere seguir sintiendo es “ese agradable estremecimiento”, así que se las ingenia para hacerlo y surge el Cuento de Miedo Realista, totalmente burgués y Victoriano; durante el siglo XIX. Pero como nada es para siempre, -más que la sensación de Miedo-, el nuevo joven capitalista y materialista del siglo XX, lleno de rupturas de sistemas que nunca le terminaron por convencer, se da cuenta de que hay mundos más allá del nuestro, criaturas que aun no conocemos, y se da cuenta de su mínima presencia en este universo, su necesidad de plasmar esa sensación de miedo a la inmensidad, al vacío, a la nada; esto se transforma en el Cuento de Materialista de Terror, mejor conocido como: “Horror Cósmico”, desde sus iniciadores como Arthur Machen, pasando por el Maestro Howrd Phillips Lovecraft, hasta llegar a la actualidad con Thomas Ligotti.

También está la “Ciencia Ficción Terrorífica”, que es la evolución del género, mezclando las tendencias de las revistas pulp de los años 30’s y sus visiones futuristas utópicas y distópicas. Se manifiesta en una visión bastante particular de ver el miedo, pero esta vez la amenaza proviene de otro mundo u otra galaxia, donde el vampiro es estelar, las naves espaciales el castillo, y el héroe un capitán de la flota estelar; –pero esto, ya es otra historia-.

Devenir Psicológico del Cuento de Miedo

Pero ¿y si los monstruos ya no dan miedo? después de dos guerras mundiales nos damos cuenta que lo único que puede destruir a un ser humano, es otro ser humano; entonces, el monstruo ya no chupa sangre ni se convierte en criatura híbrida entre animal, cosa o reptil, ¿y si es tu propio vecino quien exige tu vida? descubriendo el lado oscuro y sádico del sujeto con el Splatter Punk, por nombrar a algunas corrientes de la literatura de terror.

En el caso anterior, no se da el verdadero cuento de terror numinoso, ya que le hace falta reflejar los temores, angustias y terrores a lo desconocido, pues no es lo mismo que un ser humano o tu vecino tenga un arma afilada, a que se tenga en frente a una criatura o forma desconocida, que no sabemos qué es, ni cómo enfrentarlo. El primero, porque pertenece a nuestros esquemas de realidad y el segundo, es algo que no conocemos, no sabemos si es real o no, tampoco si pertenece a nuestro mundo como lo materializamos. Por eso el cuento de miedo siempre será representante de nuestra condición, maneras y formas de representar nuestra realidad, porque esconde todo aquello que no conocemos, conscientemente. El Miedo, no esta en el Monstruo, está en Nosotros.

Bibliografía.

LLOPIS, RAFAEl, Historia Natural de los Cuentos de Miedo, cap. II., (pp 25-30) Ediciones Júcar, col. La Vela Latina, Madrid, 1974.

RANK, OTTO; The Double (trad, ed. E introd. Harry Tucker Jr.), Cahpell Hill, The University of North of Carolina Press, 1971.

JUNG, CARL GUSTAV, Arquetipos e inconsciente colectivo, Barcelona, Paidós, 1981.

Dr. Calligary

You may also like

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Análisis